¿QUÉ HACER ANTE LAS MALAS CONSECUENCIAS QUE PROPICIASTE?

cielo tenebroso momento-celestialvisionyisrael.blogspot.com

 

Reconocer que la culpa fue tuya. Que por haber desatendido la voz de Dios, ahora estás enfrentando las consecuencias. Tú sabías perfectamente que lo que estabas haciendo no era correcto, pero sin embargo desobedeciste…

Abandonarte bajo la misericordia infinita e incondicional de Dios. No busques justificarte delante de él. Reconoce realmente que tuviste toda la culpa de lo que ahora estás enfrentando.

Abandonarte bajo el poder sobrenatural de Dios, para que aquellas situaciones imposibles y difíciles sean resueltas y encauzadas para bien. No cuestiones como procederá, solamente cree que él hará más allá de lo que puedas imaginar.

Ser dócil a las indicaciones específicas que Dios te indique en oración y en la reflexión de su Palabra. Da los pasos de fe que te pida dar aunque choquen con tu lógica o conveniencias personales.

 

———————.

 

Ante las diferentes situaciones asfixiantes y extremadamente imposibles de resolver que tú propiciaste, quiero recordarte hoy, que Dios te tiene preparada la solución en el tiempo y el lugar específico.

Ya todo está perfectamente y cuidadosamente previsto por él. No hay ningún detalle que no se le escape por alto, aunque tú sientas que estás a la deriva total.

Todo se dará en una sincronía perfecta.

La soberanía de Dios te envolverá, y aun en los acontecimientos más insignificantes y casuales, verás cómo su intervención misericordiosa y sobrenatural se derramará abundantemente sobre ti.

Nada acontecerá por suerte… lo comprobarás tú, y todas la personas que te rodean…

 “Porque tu tierra devastada, arruinada y desierta, ahora será estrecha por la multitud de los moradores, y tus destruidores serán apartados lejos”.

Isaías 49: 19

¿Cuál es la “tierra” que tu devastaste con tu desobediencia deliberada? ¿Qué es lo que ahora definitivamente ya no tiene solución?

Para Dios si la hay…

 

José Alfredo Liévano

Twitter: @JAlfredoLievano

Posted on 3 septiembre, 2014, in José Alfredo Liévano and tagged , , . Bookmark the permalink. Leave a Comment.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *