NO VUELVAS POR ESE CAMINO

Revisa si lo que has decidido hacer va de acuerdo a la Palabra de Dios. Tenla a la mano siempre para reflexionarla y para evaluar tu vida conforme a sus criterios.   La Palabra de Dios es el “espejo” que te mostrará cómo estás en el momento justo que la reflexionas.   Ten la garantía que Dios te hablará en lo que necesitas y te dará soluciones concretas; así que no te dejes llevar por el criterio de la mayoría, no procedas “como los demás hacen”.   El hecho que todos lo hagan o “piensen así”, no quiere decir que estén en la verdad o en el camino correcto.   “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”. Mateo 7:13-14.   No te dejes impresionar por lo que piensa o hace la mayoría“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” Romanos 12:2.   La buena voluntad de Dios se descubre reflexionando en su Palabra.   No lo olvides.   Cuidado con tolerar actitudes o acciones que aparentan ser inofensivas; éstas, gradualmente con el tiempo desembocarán en terribles consecuencias.   La verdad es que todo lo que se hace sin el respaldo de Dios lleva al rotundo fracaso.   Para que todo te salga bien, necesitas tener el apoyo de Dios; nuestro Señor Jesucristo te lo dice: “El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama”. Mateo 12:30.   Lo primero que se pierde al ir tolerando acciones “imperceptibles” e “inofensivas” pero que son contrarias a la voluntad de Dios, es la comunión con él.   La luz que hay en ti comienza a opacarse gradualmente, de tal manera que no te percatas de ello; y cuando vienes a sentir has perdido la noción de la realidad de Dios, de tu identidad espiritual, de tu misión sobre la tierra y de tu destino eterno. Por eso, nuestro Señor Jesucristo advierte lo siguiente: “Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas. Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor”. Lucas 11:35-36.    No apagues tu luz.   No permitas que los vientos contrarios a la voluntad de Dios lo hagan.   Dios sabe cuándo te alejas de él sin que te des cuenta, por eso te advierte a tiempo.

Mira el ejemplo de aquellos que obviaron las advertencias que Dios a tiempo les hizo, y ahora lloran sus amargas consecuencias.   Estás a tiempo aún; después no digas que no se te advirtió insistentemente.

 

“NO VUELVAS POR ESE CAMINO”

Deuteronomio 17:16.

 

Pídele a Dios que te de sabiduría, fuerza y determinación para no caer en tentación ante los espejismos y “justificaciones inocentes” que el mundo te ofrece.   Sinceramente no vale la pena…

 

 

BLOG

http://alfredolievano.blogspot.com

 

TWITTER.

@JAlfredoLievano

Posted on 2 noviembre, 2015, in alfredolievano.blogspot, José Alfredo Liévano and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Leave a Comment.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *